jueves, 17 de septiembre de 2015

Madera y fuego



Casa Modular Madera
Casa modular de madera. Foto: economia.elpais.es
A lo largo de los últimos años, y principalmente después de la crisis en el sector de la construcción en España, hemos visto proliferar el mercado de casas modulares en madera. Este modelo de construcción está muy extendido en otros países pero no tanto en el nuestro.

El principal motivo por el que se suele tener cierta reticencia a este tipo de construcción, viene dado por el miedo al fuego. Se cree que, en caso de incendio, la propagación de las llamas sería más rápida y los daños ocasionados serían de mayor envergadura que en una construcción de ladrillos, pero, ¿conocemos realmente el comportamiento de la madera frente al fuego? 

Si preguntamos a cualquier persona sobre el comportamiento de la madera frente al fuego, seguramente la respuesta sea unánime, “la madera arde”. Sin embargo si preguntamos si los metales arden, volveremos a tener una respuesta unánime, “NO”. ¿Estáis seguros de ello?

Los metales pulverizados como hierro, magnesio, aluminio y titanio arden con luz muy luminosa, por esta razón son utilizados en los fuegos artificiales. Por lo que se podría decir que, en ciertas condiciones, el metal arde. Del mismo modo, el comportamiento de la madera frente al fuego dependerá de varios factores. Las maderas puede tener dos comportamientos frente al fuego: reacción y resistencia. La reacción está relacionada con el comportamiento de la madera frente a una fuente de calor de una intensidad determinada, y la resistencia al tiempo durante el cual la madera mantiene sus propiedades frente a la fuente de calor.

En general, la madera, está clasificada como medianamente inflamable, pudiendo llegar a ser difícilmente inflamable dependiendo del tipo de madera que se use y los productos ignifugantes que se apliquen. A pesar de su combustibilidad, si la madera no se somete a llama directa, ésta no comenzará a arder hasta que no alcance aproximadamente los 400 ºC. Y, aun siendo expuesta a llama directa, no se producirá la ignición hasta que no llegue a temperaturas en torno a los 300 ºC.
Cambios de la madera frente la acción del fuego
Cambios de la madera frente la acción del fuego
Imagen: Guía de Construir con Madera

Tras la combustión de la superficie se origina una capa exterior carbonizada, que protege a otra capa interior contigua en la que se produce la pirólisis (descomposición de la madera por el calentamiento). Quedando, por último, en el interior de la pieza, la madera sin afectar por el fuego.

 La alta capacidad aislante de la capa exterior carbonizada (hasta 6 veces, permite que el interior de la pieza se mantenga a una temperatura mucho menor y con sus propiedades físico-mecánicas constantes. Así, la pérdida de capacidad portante del elemento se debe, principalmente, a la reducción de su sección y no tanto al deterioro de las propiedades del material.

Gráfico de: Apuntes de Construcción II - III
No todas las maderas tienen los mismos usos ni las mismas características, así que, cuando apostemos por la madera en la construcción, deberemos tener en cuenta los siguientes factores: densidad de la madera (a mayor densidad mejor comportamiento frente al fuego), la superficie/volumen (a mayor volumen de la pieza mejor comportamiento) y presencia de irregularidades (las hendiduras o fendas son un factor desfavorable en el caso de contacto con el fuego).


De modo que podemos llegar a la conclusión de que la madera tiene una mala reacción al fuego, sin embargo, tiene una buena resistencia a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario